Gobierno quiere entregar centros de salud al sector privado

Por Dr. Hugo Fiallos


Voy a tratar de contarle como esta el asunto del pleito del gobierno y el sistema de salud. Resulta que desde hace varios años la salud en el País ha estado en situación crítica, por que no le ha importado al gobierno tener un pueblo sano. Entre más desnutrido, culichoso, piojoso y sarnoso esté es mas fácil manipularlo. Pero el gobierno de una u otra manera equipaba los diferentes niveles del sistema. Actualmente 7 de cada 10 centros de salud del país son atendidos por un auxiliar de enfermería, quienes hacen su mejor esfuerzo, algunos lo hacen muy bien, pero no tienen el conocimiento necesario, el equipo, y los medicamentos para poder resolver los problemas básicos de una población. Como resultado existe una alta migración a los hospitales regionales, donde si hay médicos, pero no son suficientes, tampoco tienen el equipo y los Medicamentos necesarios, aquí lo que sobra son buenas intenciones. Como se trata de seres humanos, sabemos que hay médicos mercenarios, que todo paciente se lo llevan a sus clínicas para hacer negocio, hay médicos cansados, hay médicos frustrados, hay médicos desganados, y hay médicos hastiados de trabajar en esas condiciones por lo que no les importa mejorar las condiciones de sus pacientes. Pero también hay médicos buenos, médicos que se sacrifican por sus pacientes, que se entregan con todo para ayudarle a sus pacientes. En estos hospitales regionales se atienden la mayoría de los casos mas generales dentro de la Población, pero hay muchas especialidades que no existen, por lo que se envían a uno de los dos únicos hospitales (si, solo hay DOS HOSPITALES EN TODO HONDURAS CON ESPECIALIDADES fuera de medicina interna, ginecología, pediatría y cirugía) y hay hospitales regionales que no tienen ni una sola.

Bien, ahora, en algún momento, algunos los sitúan en el gobierno de Callejas en la década de los 90, pero no podría asegurarlo los poderes económicos del país se dieron cuenta que la medicina privada, que antes era exclusivo de los médicos, (mas como medio de sobrevida que como negocio, porque los médicos no servimos como administradores) y empezaron a invertir en centros hospitalarios dirigidos a la población que pudiera pagarlo. Y aparecieron los centros hospitalarios lujosos que en cada uno de sus pueblos existen con diferentes nombres y que sabemos pertenecen a empresas privadas y a bancos. Y todo iba bien. La pobrería iba al sistema estatal mientras la clase media y alta visitaba las clínicas y hospitales privados.

Con el advenimiento de la crisis económica actual donde los salarios cada vez tienen menos poder adquisitivo, la clase trabajadora ya no pudo pagar medicina privada y empezó acudir a los hospitales del estado los cuales no estaban preparados para ese flujo incrementado de pacientes.
La crisis en salud había empeorado.
El estado se vio entonces en la disyuntiva de aumentar el Presupuesto para el sistema de salud o dejar que se deteriorara aún más.
Este momento fue aprovechado por los poderes económicos del país para ofrecerle al gobierno el negocio de su vida, privatizar la salud. Por lo que se desarrollo una Ley llamada Ley Marco del Sistema de Protección Social que entre otras cosas permite que exista la posibilidad que Hospitales privados se unan para formar una RED DE UNIDADES PRESTADORES DE SERVICIOS DE SALUD, siempre que se encuentren estas aprobadas por el Ministerio de Salud, y con la certificación del Instituto Hondureño de Seguridad Social. Esas UPS ya existen, y son empresas de bancos como FICOHSA, BANCATLAN y otros.

Con este sistema de salud habrán 2 grupos de hondureños:

1. Los que trabajan y podrían cotizar al IHSS que apenas es el 8% de la población

2. El restante 92% que no tiene un empleo permanente o está subempleado y que no puede pagar al IHSS
Para ese 92% el Estado, con el dinero de los que trabajan, les comprará un seguro de salud a las empresas que ya tienen montadas dándole un carnét a cada quien para aparentar que está asegurado.
Los que pagan, como no todos ganan lo mismo, tendrán derecho a recibir sólo algunos servicios que no incluyen la atención de las enfermedades crónicas, por lo que cuando lleguen a un establecimiento de salud les dirán que tienen derecho a cierto tipo de atenciones y que el resto tendrían que pagarlo o irse a otro lado.
Obviamente, como un buen negocio los que ganan más podrán optar a pagar un seguro más alto que les permita cubrir otras enfermedades y el derecho a medicamentos y exámenes más especializados.
El gobierno dice que con este modelo van a garantizar la universalidad de atención en salud, cosa que como ya vimos no serán universales porque habrá diferencia en lo que tiene derecho a recibir como atención médica.
Ah, pero no crea que porque usted trabaja tiene asegurada su atención en salud. Usted tendrá un “techo” que oscilara de acuerdo a sus ingresos, pero, si le toca estar en unidad de cuidados intensivos, en área de observación o es intervenido quirúrgicamente y su seguro solo le cubrió según su ingreso una cantidad pequeña pero la cuenta es de 150, 200 o 450 mil como por ejemplo en un infarto agudo y tenga que estar entre 5-10 días hospitalizado USTED DEBERÁ pagar la diferencia.
Y que pasa entonces con la pobrería?
Como el seguro que les da el gobierno es muy bajo sólo tendrán derecho a recibir un reducido tipo de atención, por ejemplo:
A. Una atención de medicina general y una de especialista en el año.
B. La cantidad de exámenes de laboratorio, radiología y otros procedimientos se les reducirá a exámenes generales, una radiografía simple.

3. En cuanto a los medicamentos, tendrán derecho a aquellos que tratan síntomas sencillos , acetaminofen, aspirina, antitusivos y cosas así. Si se trata de medicamentos más especializados no tendrán derecho, por lo que el grupo más afectado será el de la tercera edad y todos aquellos que siendo más jóvenes padecen de enfermedades crónicas, cáncer y otras enfermedades de larga evolución.

4. Las cirugías sólo se atenderán aquellas que son sencillas, si necesita alguna más compleja no tendrá derecho a menos que cubra los gastos necesarios. De otra manera debería irse a otro hospital que no se encuentre afiliado y donde le cobren menos. Imaginen entonces ustedes lo que va a pasar con apendicitis, cálculos en la vesícula o en el riñón, fracturas que requieran cirugías, problema cardíacos, etc.

La parte medular de los decretos lo que dice es que las secretarias de salud y de educación tienen la potestad de reestructurar su administración para volverla más eficiente. Ojo. Rearmarla.
Para eso se evaluará al personal y se determinará su capacidad, bla bla bla, su compromiso y su lealtad. Hacia quien? Hacia la Secretaría obviamente. (Lease activista político). Los que no cumplan dichos criterios serán cesados, con el pago de sus derechos. ( Pero no dicen cuando, ni en que tiempo le van a pagar sus prestaciones). Pero como te necesitan, te recontratan. Ya sin antigüedad, y por contrato de dos meses, lo que evita que adquieras derechos laborales.
El Gobierno obviamente se opone a la derogación de los PCM y la Ley Marco de Protección Social porque lo que quieren es deshacerse del personal de salud, entregar los hospitales y centros de salud al sector privado especialmente a dos influyentes bancos que montarán sus propias clínicas y se encargarán de dar la atención de salud, destruir las organizaciones sindicales, asociaciones se técnicos y colegios de profesionales de la salud, así como la derogación del Estatuto del Médico Empleado, de los Odontólogos, Microbiólogos, Enfermeras Profesionales, Químico farmacéuticos, Trabajadores Sociales, así como contratos colectivos y otras conquistas laborales.
¿Le ha quedado claro ahora? ¿Entiende por que la lucha es de todos?

Noticias Honduras

Noticias de Honduras, derechos humanos, libertad de prensa y medioambiente, entre otros que normalmente no publican otros medios de comunicación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.