Índice de Chapultepec ubica a Honduras entre países con parcial restricción de libertad de expresión

Chile y Venezuela desnudan las visiones antagónicas que tienen las libertades de prensa y expresión en el continente americano, según la nueva herramienta de medición que lanzó la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) y que deja a Estados Unidos y Brasil en posiciones preocupantes.

Se trata de un barómetro que mide cómo los aspectos legales, judiciales y la violencia contra periodistas repercute en materia de ciudadanía informada y el ejercicio periodístico, con un alto impacto a la democracia en 22 países de las Américas.

El presidente de la SIP, Jorge Canahuati, dijo que "no hay sorpresas, pero sí la ratificación de que el clima general de libertad de prensa en un país no es ajeno a los avatares políticos y está íntimamente ligado a la influencia abusiva del Poder Ejecutivo y la falta de independencia de la Justicia".

Canahuati dijo que "nuestra visión no fue construir un ranquin de países, sino la posibilidad de que cada país pueda verse y analizarse a sí mismo y, sobre todo, que los poderes públicos puedan adoptar políticas para mejorar cada año sobre la base de los señalamientos que el Índice hace para cada nación en materia de desafíos, debilidades, fortalezas y oportunidades".

En la mayoría de las naciones con puntuaciones bajas, el poder Ejecutivo apareció como el más restrictivo, como en los casos de Venezuela, Cuba y Nicaragua.

Este primer índice midió el período comprendido entre mayo de 2019 y abril de 2020. Los cambios en las políticas aplicadas por los poderes Ejecutivo en los últimos meses, ya sea por el control de la pandemia, los nuevos procesos electorales o los bruscos cambios en las políticas públicas pueden haber influenciado y cambiado el entorno sobre libertad de prensa en cualquier país.

La percepción de periodistas, directivos de medios y expertos consultados para este primer Índice Chapultepec arroja que el mayor cerco institucional contrario a la libre circulación de ideas y al derecho a la información proviene de países con políticas autodenominadas socialistas, como Venezuela, Cuba y Nicaragua. Sin embargo, genera preocupación la acción de líderes del Poder Ejecutivo en naciones como Estados Unidos y Brasil, que habrían podido quedar mejor ubicadas en el Índice, de no haber sido por cuestionamientos relativos a choques institucionales de representantes de los gobiernos centrales contra periodistas y medios, y a las protestas sociales en las que se registró un alto índice de detenciones arbitrarias de periodistas.

"De todos modos – dijo Canahuati –este primer Índice demuestra que el nivel de libertad de prensa debe elevarse en todos los países, si uno considera que hasta aquellas naciones con mayores libertades no alcanzan a tener plenas garantías para las libertades de prensa y expresión".

Basado en esas declaraciones, el Índice mide la influencia que ejercen los poderes públicos, entre otros aspectos, sobre censura directa e indirecta, falta de acceso a la información pública, discriminación contra medios por razones políticas, restricciones a la movilización de periodistas, acoso judicial, detenciones arbitrarias y violencia en general contra medios y periodistas.

En el caso de Honduras se ubica en la posición 22 con un índice de 53, lo que lo ubica entre los países con parcial restricción.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.