¿Tiene JOH, derecho a renunciar?

Por Filiberto Guevara Juárez.

El presente artículo de opinión, bajo la forma literaria de Ensayo, pretende arrojar luces de conocimiento apegado completamente a los hechos, sobre la pregunta planteada en el título. Pues bien, lo primero que tenemos que dilucidar, es si realmente, Juan Orlando Hernández Alvarado (JOH), es un presidente constitucional. Veamos pues: Juan Orlando Hernández Alvarado, en el año, 2012, siendo presidente del Congreso Nacional de la República, promovió e hizo efectiva, la destitución de 4 magistrados de la Corte Suprema de Justicia. Eso es, prácticamente, una ruptura del orden constitucional. Posteriormente, mediante elecciones fraudulentas, llegó a ser presidente de la República, cuya forma de gobierno republicana trastocó, al ejercer despóticamente, todos los poderes del Estado. Después, violando flagrantemente, los artículos: 2,3,4,5,372 y 375; aspiró a una reelección presidencial, logrando que el Tribunal Supremo Electoral (TSE), lo inscribiera como candidato del Partido Nacional, el 14 de diciembre de 2016; completamente, al margen de ley y de la Constitución política de la República. Y aplicando, el artículo, 19, numeral 5, de dicho artículo, obligó a todos los Partidos políticos legalmente inscritos, a participar en las elecciones generales, del 26 de noviembre, de 2017. Dicho artículo reza lo siguiente: “ARTÍCULO 96.- CANCELACIÓN. (LEY ELECTORAL Y DE LAS ORGANIZACIONES POLÍTICAS) El Tribunal Supremo Electoral cancelará la inscripción de un Partido Político en los casos siguientes: 1), 2), 3), 4), 5) Por no participar directamente en un proceso de elecciones generales, excepto en caso de alianza.”. Por eso fue, que tanto el Partido Liberal de Honduras, como el Partido Libertad y Refundación (Libre), se vieron obligados a participar en dichas elecciones generales, y competir con un candidato inscrito completamente al margen de ley, como lo fue, JOH. Eso lo hizo, para pretender legitimar su elección, en el caso de ganar. Después, ganó fraudulentamente, las elecciones generales, con los “benditos” votos rurales. Lo cual, lamentablemente, fue avalado, por la encargada de negocios, de los EEUU, en ese entonces, la Sra Heide Fulton (coronel). Después, de su segunda toma de posesión, terminó de consolidar su poder despótico, al convertirse prácticamente, en una especie de “rey”, destruyendo toda forma republicana de gobierno. Sólo eso, hizo posible que su hermano, Juan Antonio Hernández Alvarado, actuara impunemente durante muchos años, en el tráfico de drogas a gran escala, hacia los EEUU. Por lo cual fue condenado, por un jurado, el 18 de octubre, de 2019, en la Corte del Distrito Sur de Nueva York, en el cual se evidenció que su hermano, Juan Orlando Hernández Alvarado, fue un co-conspirador, sindicado con las siglas CC4. Pero, actualmente, ya está siendo investigado formalmente, por dicha fiscalía. Llegado a éste punto, se hace necesario aclarar, que el fiscal, Emil Bove, está obligado, a presentar formalmente, cargos contra JOH, hasta llevarlo a juicio, en la Corte del Distrito Sur de Nueva York. De lo contrario, incurriría en una responsabilidad legal, por lo cual, tendría que responder, ante la justicia estadounidense. Entonces, podemos plantearnos nuevamente la pregunta del presente artículo: ¿tiene JOH, derecho a renunciar? La respuesta categórica es: no. ¿Por qué?: porque los delitos principales, aparte de los delitos políticos que ha cometido, son de carácter penal. Lo que procede, es que la Fiscalía General de la República, basado, en la condena indirecta contra él, en la Corte del Distrito Sur de Nueva York, recoja las pruebas contra él, y lo acuse formalmente, ante el Poder judicial. Así pues, JOH, debe recibir el trato que le corresponde en materia de Derecho penal, porque sus problemas son de carácter legal, ético y moral. Es de aclarar también, que JOH violó conscientemente los artículos de nuestra Constitución política, debido a que fue profesor de Derecho Constitucional en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH). El otro aspecto, que se debe aclarar, es que, por ser Juan Orlando Hernández Alvarado, un “presidente” en funciones, no goza del fuero de la indemnidad. Lo cual, según el diccionario de Real Academia Española (RAE), significa lo siguiente: Estado o situación de indemne (libre o exento de daño). Dicho fuero, sólo aplica a los reyes, en la forma monárquica de gobierno, aunque ésta fuera una monarquía parlamentaria, como es el caso de Inglaterra.
En conclusión, JOH, no tiene moralmente derecho a renunciar, ni derecho a un juicio político y ni siquiera a un golpe de Estado al Ejecutivo, porque en éste último aspecto, sería dejar que la soberanía popular, la ejerzan quienes darían el golpe de Estado. En éste caso, los militares de nuestro país.

San Pedro Sula, 28 de octubre, de 2019.

Sobre Noticias Honduras 3561 Artículos
Noticias de Honduras, derechos humanos, libertad de prensa y medioambiente, entre otros que normalmente no publican otros medios de comunicación.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.