La masacre de 1944 en San Pedro Sula

Más de 70 sampedranos fueron vilmente masacrados por matones del dictador Tiburcio Carias Andino, sin que hasta la fecha se haya ajusticiados a los culpables.

Por Arturo Rendón Pineda

Ese fatídico 6 de Julio de 1944 cuando yo apenas contaba los 13 años, los matones del dictador Tiburcio Carías, cometieron la más horrible carnicería contra civiles indefensos que produjo en nosotros, siendo aún adolescentes, un sentimiento de repulsión y de odio en contra del gobierno Nacionalista del dictador Carías.

Más de 70 ciudadanos sampedranos entre hombres y mujeres habían sido vilmente masacrados, sin que a la fecha se haya ajusticiado a los culpables, no obstante que la historia los registra con nombres y apellidos.

Un 4 de julio de 1944 se realizó una marcha en Tegucigalpa que fue atacada por la policía con gases lacrimógenos, muchas mujeres y hombres fueron apresados, no se supo que haya habido muertos. Cientos de personas salieron al exilio para evadir la persecución cariísta. En esas acciones de protesta contra la dictadura estuvieron involucrados militantes de los partidos políticos de diferentes clases sociales, particularmente del partido Liberal y ciudadanos de la clase obrera.

La Juventud Liberal, la clase trabajadora y el pueblo todo, desesperado por el imperio de las represiones gubernamentales, se echó a las calles de la capital Tegucigalpa a protestar abiertamente por aquel despotismo y persecución que estaba dejando desoladas a las familias Hondureñas. A las seis de la mañana de ese 4 de Julio los liberales habitantes de la Capital y muchos miles de ciudadanos enardecidos, encabezados por el Dr. Ricardo Diego Alduvín, Antonio Castillo Vega, José Ma. Reina, Serapio Hernández y Hernández y José Ma.Ochoa Velásquez entre otros, iniciaron lo que la historia recogería más tarde como: “el principio del fin de la dictadura”.

Pasados los sucesos del 4 de Julio 1944 en Tegucigalpa, el día martes seis de ese mismo mes y año, la ciudad de San Pedro Sula fue escenario de una de las más crueles matanzas. Los trabajadores, la mayoría liberales y algunos nacionalistas de la referida ciudad norteña que disentían del régimen, imitando lo que dos días antes había ocurrido en la capital el 4 de Julio, se lanzaron a la calle del Comercio (3ª ave.) en una nutrida manifestación de brazos caídos, exigiendo elecciones libres para renovar el gobierno que ya llevaba años oprimiendo arbitrariamente al país a espaldas de la voluntad popular.

A la altura de lo que fue la Droguería Nacional en la casa de Jesús Sahury, mientras el Doctor J. Antonio Peraza, nacionalista que adversaba al régimen de su mismo partido, pronunciaba su discurso para disolver la manifestación pacífica, repentinamente irrumpió la tropa posicionada estratégicamente en las azoteas de los edificios vecinos, disparando indiscriminadamente a la multitud integrada por hombres, mujeres y niños, que frente a las nutridas descargas de fusilaría, alocadamente corrían a refugiarse en los edificios vecinos, dejando sobre el pavimento una tendalada de muertos de todos los sexos y edades. Muchas personas importantes de la sociedad sampedrana sucumbieron ese fatídico día: Chichi Sunceri, Toñita Collier, Alejandro Irías y muchos más fueron víctimas de la barbarie. El Dr. Tulio Bueso, un paisano amigo resulto dichosamente solo con un balazo en una de sus piernas y hubo que traerlo de escondidas a Santa Rosa para protegerlo de la persecución que se desato posteriormente.

El Dr. Bueso nos contaba con lujo de detalles lo ocurrido ese fatídico día: nos decía que inmediatamente de disolverse la manifestación donde entre cuerpos inertes de los caídos se hizo pasar por muerto, mandaron a los bomberos a recoger los cadáveres, para luego echarlos en un camión para proceder de inmediato a lavar con mangueras la sangre del pavimento y de las cunetas donde corría profusamente, para no dejar vestigios de la carnicería ordenada por el propio General Tiburcio Carias Andino contra la multitud indefensa, ejecutada por el Mayor de Plaza Ángel Fúnes y Agustín Tabora.

LO QUE NO PODRA NUNCA OLVIDARSE

Dr. Antonio Peraza (Nacionalista) quien estaba pronunciando su discurso cuando se inició la masacre escribió: “Ningún acto de vandalismo de los tantos cometidos por el gobierno despótico de Tiburcio Carias, ha superado a la barbarie como la masacre de San Pedro Sula. Cualquier palabra que se escriba explicando, con todos los matices, lo que ese acto fue, tendrá que ser insuficiente para expresar la realidad de los hechos”. “El pueblo de San Pedro Sula no podrá olvidar nunca el asesinato de sus gentes perpetrado por una pandilla famélica de odios y movida por el crimen al servicio del despotismo cariísta. Su recuerdo será eterno y vivirá, en el corazón de sus habitantes, como una conciencia acusadora, esperando el castigo que tarde o temprano tendrá que llegarle a los malvados”..
Los responsables directos de este crimen:

Juan Manuel Gálvez, Ministro de la Guerra.
Ángel Fúnez, famoso por los asesinatos de Jano, Olancho.
Agustín Tabora, de antecedentes delictuosos conocidos.
Ramón Rosa Galeano, pseudo periodista al servicio de la dictadura
Los dos Andino (padre e hijo), el primero calificado como responsable de masacres en los Valles de Quimistán.
Ramón Discua, abogado y ex juez de lo criminal, gobernador político de Cortés.
Donoso Cubero, Director de la Policía local.
Alfredo Zepeda, Ing. al servicio de la tiranía, Comandante de Armas.


LISTA PARCIAL DE LAS VICTIMAS DEL 6 DE JULIO DE 1944 EN SAN PEDRO SULA

1-Alejandro Irías

2- Antonia Collier

3- Irene Santamaría

4- Enrique Suncery

5- Concepción Vda. de Gálvez

6- Froilan Valladares

7- Luis Santos

8- Taurino Bustamante

9- Emilio Fuentes

10-Enrique Tinoco

11-José Martínez y continúan más de 70 nombres de hondureños masacrados aquel fatídico 6 de Julio de 1944 por la dictadura cariísta.

Sobre Noticias Honduras 3443 Artículos
Noticias de Honduras, derechos humanos, libertad de prensa y medioambiente, entre otros que normalmente no publican otros medios de comunicación.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.