Aplican medidas a dos pediatras acusados de lesiones en perjuicio de una menor

El Juzgado de Letras de lo Penal de San Pedro Sula, en audiencia de Declaracion de Imputado resolvió este martes, imponer la medida cautelar distinta a la detención judiçial a los médicos pediatras Juan Craniotos Ríos y Elmer Edgardo Herrera Matute, a quienes se les supone responsables del delito de lesiones culposas, en perjuicio de una menor de edad, luego de tener por presentado y ratificado el requerimiento fiscal.

A los médicos el juez les impuso las medidas sustitutivas de estar bajo el cuidado y la vigilancia de su apoderado legal y fijó la Audiencia Inicial para el lunes 4 de diciembre del presente año.

Durante la celebración de la audiencia, amigos y familiares de la menor perjudicada se manifestaron frente a los tribunales con pancartas y fotografías, exigiendo justicia.

El padre de la menor que ahora tiene 7 años, René Suazo denunció que el 23 de septiembre del 2014 su menor hija fue trasladada al hospital Del Valle, ya que fue operada de un problema en el intestino delgado.

Para el 24 de septiembre, fue intervenida nuevamente y luego su padre observó que su menor hija tenía quemados sus miembros inferiores.

Lea además: Salpican a presidente del Congreso Nacional en corrupción del IHSS

La lesión, se provocó luego que una manguera se zafo del colchón térmico y le provocó las quemaduras de primer grado, aunque la madre Suyapa Coello asegura que el director del hospital le dijo que eran de tercer grado y superficiales.

A la menor, sin consultarle a sus padres, le practicaron varios ingertos para tratar las quemaduras, pero debido a la gravedad más bien se complicó su estafo y finalmente le dijeron que tenían q Urbán cercenarle una de sus piernas y un pie.

Posteriormente, la menor fue remitida hasta un hospital de Bostón, Massachusetts, Estados Unidos por la Fundación Ruth Paz, donde lograron salvarle su pierna y el pie, pero tuvieron que cercenarle él calcañal por lo que tiene que utilizar aparatos ortopédicos para poder caminar.

DAÑO IRREVERSIBLE

La madre de la menor manifestó que el tribunal debe inhabilitar a los médicos “de esta categoría” para que no siga perjudicando a más niños y que “de ser necesario los envién al Pozo”.

Coello agregó que el caso es grave porque su hija tiene problemas para caminar y exposición del hueso cálcaño.

La señora reveló que el daño provocado a su hija es irreversible, además que se requiere 16 años de tratamiento para lo que deben estar viajando a Estados Unidos.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *