Caos, heridos, tomas y saqueos dejan protestas

La tardanza en los resultados de los comicios del domingo anterior ha desatado una ola de protestas en toda Honduras por parte de la Alianza de la Oposición contra la Dictadura que está dejando pérdidas millonarias y daños incalculables.

Varios manifestantes han resultado heridos lo mismo que agentes del orden, como parte de los actos vandálicos protagonizados por hondureños que consideran qué hay fraude en la elecciones.

Las acciones incluyen las tomas de carreteras, obstaculizado el paso vehicular en las diferentes carreteras y ciudades del país.

Aprovechando el caos, grupos antisociales saquearon comercios, cajeros automáticos de instituciones bancarias ubicados en Tegucigalpa y Comayagüela en el departamento de Francisco Morazán, y San Pedro Sula y Villanueva Cortés, entre otros sectores del país.

Los vándalos también quemaron vehículos colonia Lopez Arellano de Choloma, y a otros les quebraron sus vidrios lo mismo que de negocios ubicados en los bulevares Centroamérica y Fuerzas Armadas de Tegucigalpa.

En la capital igualmente destruyeron estatuas que son parte del patrimonio nacional.

Mientras en San Pedro Sula, al norte de Honduras los manifestantes incendiaron las tres casetas del peaje, rompieron los vidrios de varios negocios e ingresaron llevándose todo lo que estaban en el interior, lo mismo sucedió en restaurantes ubicados en distintos puntos de la ciudad.

Este viernes, los manifestantes quemaron y destruyeron completamente las casetas de peaje que se encontran en San Manuel, entre El Progreso y San Pedro Sula.

Los enardecidos manifestantes también dañaron las instalaciones del diario sampedrano La Prensa e ingresaron al City Mall donde causaron destrozos incalculables.

Los actos de vandalismo por parte de la turba llego al grado de incendiar la posta de la Policía Nacional de Las Vegas, Santa Bárbara, el correo nacional, establecimientos comerciales y la casa del alcalde.

Heridos

Los primeros daños a personas se dieron en el caso de El Pedregal donde elementos del Ejército dispararon bala viva contra los manifestantes hiriendo al menos cinco personas, incluyendo un niño de doce años.

Un oficial del Ejercito que permanecía en las instalaciones del Instituto Nacional de Formación Profesional (Infop), custodiando las urnas fue atacado a pedradas por una turba sufriendo una herida en la boca.

La situación ha provocado la afluencia masiva de los ciudadanos en los supermercados, bancos y gasolineras, con el propósito de abastecerse.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *