Avenida central en Zaragoza lleva el nombre de Berta Cáceres

El ambientalista Gustavo Castro recordó que la compañía Desarrollos Energéticos (DESA) tiene fuertes vinculaciones con una de las familias más ricas del país –los Atala–, con el ejército y con el Partido Nacional de Honduras, actualmente en el Gobierno.

En marzo del año pasado, la activista hondureña Berta Cáceres recibió tres tiros en el abdomen y murió. Lideraba la lucha contra la construcción de una presa en territorio lenca. Desde este lunes, la ancha avenida que cruza la Expo lleva su nombre Cáceres y justicia no son palabras que combinen bien entre sí, pero, a partir de este lunes y de forma simbólica, esa unión se ha conseguido en la Expo de Zaragoza. La avenida que bordea la Ciudad de la Justicia y que llega hasta el Palacio de Congresos ha pasado a llamarse “Andador Berta Cáceres”. Se ha inaugurado este lunes, con la presencia del alcalde Pedro Santisteve, y La Ventana de Aragón ha estado con sus protagonistas en El Mirador.
El 2 de marzo de 2016, Gustavo Castro, amigo íntimo de la activista medioambiental, se encontraba en el mismo edificio que Cáceres. A él también le dispararon, pero la bala solo le rozó la mano y la oreja. La gran cantidad de sangre que manaba de las heridas hizo que los sicarios pensaran que estaba muerto. Oyó chillar y llorar a Berta, pero no pudo hacer nada.

El río sagrado del pueblo lenca
“Vivió 44 años y sufrió 30 intentos y amenazas de asesinato”, recordó este lunes Castro en La Ventana de Aragón. Luchaba por que la compañía hondureña DESA y la empresa china Sinohydro –la mayor constructora de presas del mundo– no anegaran parte del territorio indígena lenca con el objetivo de edificar una represa en el río Gualcarque.
Pasado un año y un mes del brutal asesinato de Cáceres, la obra está paralizada, varias partidas de la financiación han sido denegadas, pero la concesión todavía es efectiva. Hay ocho imputados por el crimen: el gerente de DESA que, según la investigación, ordenó el homicidio; un exmilitar y un grupo de sicarios.

La familia Atala
El también activista ambiental Gustavo Castro ha recordado que la compañía Desarrollos Energéticos DESA tiene fuertes vinculaciones con una de las familias más ricas del país –los Atala–, con el ejército y con el Partido Nacional de Honduras, actualmente en el Gobierno.

“Paradójico que delante de este hermoso Palacio de Justicia esté esta gran avenida que lleva el nombre de mi Bertita. Esperemos que, al final, el camino nos lleve precisamente a esa ansiada justicia”, ha indicado, emocionado, Gustavo Castro.

Noticias Honduras

Noticias de Honduras, derechos humanos, libertad de prensa y medioambiente, entre otros que normalmente no publican otros medios de comunicación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.