¡Todos Somos Responsables!

Por Manuel Rico Flamenco*

No hay ninguna duda de que, estamos viviendo tiempos difíciles e inimaginables en Honduras, provocando una tremenda tristeza ver como en nuestra nación, analizándolo en términos generales y sin distinción de raza, credo, religión, posición económica, afinación política o de status social, los catrachos nos hemos convertido en unos “Irresponsables” de primer orden.

Es Responsable todo hondureño(a) que golpea el corazón de Dios cuando en su interior, sus ojos espirituales se ciegan para no reconocer que tenemos el ineludible deber y el grandioso privilegio de acercarnos cada día a un ser superior, envueltos en una genuina y sincera relación personal con Él y arropados en Su inmensa Gracia y Misericordia divina.

Es Responsable toda persona que afecta su propia dignidad y su conducta de vida cuando en lugar de encaminar todos sus actos en un espíritu de rectitud y honestidad, desarrolla una vida que transita por el peligroso y espinoso camino de la mentira, la falsedad, la corrupción y la falta de transparencia.

Es Responsable nuestro gobierno que no ha hecho su mejor esfuerzo y sacrificio por ayudar a sacar de la pobreza y la indigencia a las inmensas mayorías de hondureños, con la finalidad de ofrecerles mejores oportunidades de superación y de bienestar personal y familiar.

Es Responsable el político que de manera intencionada, ha frustrado las esperanzas de un pueblo que, en medio de su sencillez e ignorancia, pensó y confió que las promesas de un alcalde, ministro o diputado, eran ciertas y que su futuro y el de los suyos podrían dar un giro positivo al apoyar las aspiraciones mezquinas de un aspirante a un cargo de elección popular.

Es Responsable el empresario que injustamente y sin remordimiento de conciencia, no se conforma con ganar lo justo y golpea las economías del pueblo que carece de las condiciones mínimas o básicas, no para vivir, sino para sobrevivir en la nación.

Son Responsables los padres de familia que golpean y abandonan los sagrados votos del matrimonio, dejando a un lado sus responsabilidades familiares, ofreciendo un mal ejemplo y marcando negativamente el futuro de sus valiosos e inocentes hijos.

Es Responsable aquel estudiante que no tiene espíritu de superación, el que no ofrece su mayor esfuerzo, el que no se sacrifica por ser de los mejores en su clase y el que no aprovecha bien su tiempo. El estudiante que espera que todo sea fácil y le caiga del cielo, el que no honra el esfuerzo de sus padres y de sus mentores, el que no entiende ni valora el privilegio de una educación que lamentablemente otros no disfrutan, el que no se da cuenta que, a través de la formación académica, se puede convertir en un agente de cambio para este país.

Es Responsable el periodista que no realiza su trabajo con honestidad y lealtad porque golpea los principios elementales de su noble y digna profesión. El periodista que por intereses personales no tiene el valor de decir la verdad. El que, amparándose en que tiene una pluma, una cámara ó un micrófono en la mano, se considera con el derecho de golpear la dignidad y el honor de las demás personas, levantando falsos o emitiendo críticas, sin asegurarse de tener las pruebas indubitables.

Es Responsable el profesional del derecho que actúa ilegal e injustamente al no otorgarle el derecho a quien lo tiene y que no realiza su llamado de una manera veraz y genuina, afectando, golpeando y traicionando a las personas y enlodando el honor de su mal afamada profesión.

Es Responsable el ministro de Dios, su servidor quizás es uno de ellos, que no cumple con el llamado supremo de hacer su mejor esfuerzo por ayudar a las personas que necesitan del apoyo moral, emocional y espiritual.
Es Responsable el pastor evangélico que se vuelve indiferente hacia los más desposeídos de su grey.

Es Responsable el sacerdote de Dios que se mueve en un espíritu de frialdad ante el dolor y el sufrimiento de aquellos que, lamentablemente, son los que menos recursos tienen.

Es Responsable el ministro de Dios que tiene poco interés hacia personas cuyo estilo y nivel de vida, ha sido marcado por su propia responsabilidad, por las pocas oportunidades, por las injusticias de la vida o por la mala distribución de los recursos en este país.

Es Responsable el ministro de Dios, que abandona el bien común y su tarea de servir por desvivirse en lograr sus intereses personales, afanándose por amasar bienes y vivir con exageradas comodidades materiales sin importarle las condiciones extremas de pobreza y necesidad de aquellos que Dios ha puesto bajo su cuidado.

Es Responsable el trabajador que no realiza su labor con honor y golpea los más inherentes principios del trabajo al no caminar hacia la faena diaria con la alegría de servir; con el entusiasmo de saber que su trabajo es importante para el desarrollo de nuestra nación, para el cumplimiento de metas y propósitos de la empresa o la institución para la cual labora y para la satisfacción y bienestar de las demás personas.

Es Responsable el delincuente que en su falta de sensibilidad y de inmoralidad, golpea la vida y el futuro de las personas, siendo estas inocentes en muchos casos.

Es Responsable el delincuente que golpea el corazón de familias y provoca un dolor social debido al enorme daño de sus actos o acciones, generadas por su mala conducta.
El delincuente que no respeta los bienes ajenos, que no aprecia la dignidad de la vida, que no se somete a las leyes o normas y que no honra el bien vivir.

Es Responsable el corrupto, no importa si el que práctica la corrupción es padre de familia, burócrata, político, comerciante, deportista, ministro cristiano, militar, jornalero, estudiante, periodista, etc.

Por último, y con la sana intención de exponer el engaño y el orgullo de muchos hondureños que al no verse reflejado en esta minúscula lista, pretendan considerar que no son responsables.

Es Responsable todo hondureño(a) que envolviéndose en los tentáculos de la corrupción, ensucia su corazón y pierde la oportunidad de convertirse en una persona digna y honorable. El que por amor al tener más, no se detiene y, realiza acciones reñidas con la honestidad y la rectitud. El que por amor al dinero es capaz de mentir, falsear y hacer algo que es contrario a la sana costumbre y al sano comportamiento como ciudadano.

También es Responsable todo “catracho” que en aras de no esforzarse, se arrincona y se sumerge en el conformismo, la pasividad y el negativismo.

Es Responsable el que solamente se atribuye la fácil tarea de juzgar, Es responsable el que no hace absolutamente nada por mejorar las condiciones de vida sean estas propias ó ajenas, es responsable todo aquél que con su indiferencia golpea y aborta las oportunidades de cambio y transformación, el que golpea y destruye los espacios que pueden servir para generar nuevas ideas; el que golpea y daña las estrategias que traen una verdadera metamorfosis en esta sociedad que cada día se maltrata, deteriora y destruye de forma ínmisericorde.

Es Responsable, aquélla persona que cada mañana que el sol sale para brillar y bendecirle, se encarga de matar y enterrar las esperanzas que pueden conducirle a una vida más digna y en condiciones más humanas, como familia y como individuo.

También es responsable el ciudadano hondureño iletrado o intelectual que por ignorancia, prejuicio, desinterés o pereza, decide votar bajo la bandera de un partido político y no por las personas más íntegras, honestas y capaces que aparecen en la casilla. Es responsable el que opta por ser indiferente en los procesos electorales de nuestra país y, de forma irresponsable, decide hacerse a un lado, arrinconándose en su propio feudo, cada vez que la nación está frente a una nueva gesta electoral, terminando por otorgarle a otros el derecho a que decidan por él.

Para no ser "Irresponsables" asegurémonos de no golpear nuestra propia dignidad y decencia, de vivir apegados a los principios y valores cristianos, de respetar el derecho y la voluntad de nuestros semejantes, de no hacer aquellas cosas que pueden ofender ó dañar a nuestros semejantes y de ofrecer el máximo de nuestras potencialidades y capacidades a esta nación que nos vio nacer.

* Licenciado Manuel Rico Flamenco.
Puerto Cortés, Honduras.

Noticias Honduras

Noticias de San Pedro Sula, derechos humanos, libertad de prensa y medioambiente, entre otros que normalmente no publican otros medios de comunicación.

Un comentario sobre “¡Todos Somos Responsables!

  • el 06/02/2018 a las 12:34 pm
    Permalink

    Excelente reflexión.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *