CES exige contundencia contra organizaciones delictivas dedicadas a trata de personas

El Consejo de Educación Superior (CES) condenó la ocurrencia de los delitos de trata de personas y formas degradantes de explotación humana. De igual manera sugirió ser parte de las mesas de trabajo para la revisión e incremento de penas de estos delitos, en sus diferentes modalidades, en la legislación penal vigente.

El consejo exige que se realicen acciones oportunas y contundentes contra organizaciones delictivas que cometan este delito. Asimismo, los medios de comunicación de las instituciones de educación superior se comprometen a difundir la campaña Corazón azul: cinco estrellas contra la trata de personas; así como la difusión del mensaje "El ser humano no está a la venta", para sensibilizar y concienciar a la población en la prevención de estos delitos.

Se exhortará al personal docente, administrativo y alumnado en general a permanecer vigilantes ante posibles casos de trata de personas y proceder a denunciar ante la autoridad competente. En dicho documento se menciona implementar en el currículo académico de todas las instituciones de educación superior a la temática sobre derechos humanos, equidad de género y en especial de los delitos de trata de personas y explotación sexual comercial, en contribución a la formación integral de los estudiantes universitarios.

Los bajos niveles de educación, gran índice de violencia y sin duda la falta de empleo podrían ser los principales factores que aumenten la vulnerabilidad de los hondureños para ser víctimas de este tipo de delitos.

El CES junto a la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), manifestaron su firme compromiso en la lucha contra la trata de personas y formas degradantes de explotación humana.

Según estudios, la trata de personas sigue siendo un delito potencial. Los traficantes se aprovechan de la vulnerabilidad de los grupos socialmente desfavorecidos para atraer a las víctimas a diversas formas de explotación. 

Se estima que en el mundo dos tercios de las víctimas son mujeres y una de cada cinco corresponde a niños y niñas menores de 18 años. Los menores, en la actualidad son captados a través de plataformas electrónicas y redes sociales para someterlos a estos delitos en sus diferentes modalidades.

Finalmente se consideró que la mayoría son víctimas de explotación sexual, y con menor incidencia también se identifican víctimas en las modalidades de trabajo forzado, servidumbre, reclutamiento de personas menores de 18 años para actividades criminales, adopción irregular, pornografía infantil, proxenetismo y utilización de menores en espectáculos de naturaleza sexual.

Noticias Honduras

Noticias de Honduras, derechos humanos, libertad de prensa y medioambiente, entre otros que normalmente no publican otros medios de comunicación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.