Pobreza puede desatar estallido social advierte presidente de economistas

El expresidente del Colegio de Economistas de Honduras y titular de la Vicerrectoría de Relaciones Internacionales de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), Julio Raudales, advirtió que la situación de pobreza que actualmente se vive en el país podría desatar un estallido social.

El economista y sociólogo hizo referencia a los datos de un reciente documento publicado por la Máxima Casa de Estudios, donde se reveló que el 53% de hogares viven en pobreza extrema y el 70% en pobreza total, situación que de acuerdo con lo expresado por Raudales "no se había dado nunca en el país, por lo menos en los últimos 40 años".

El Boletín Económico N°15 de la UNAH señala un aumento sin precedentes en la tasa de pobreza en los hogares hondureños, que pasó del 59.3% en el 2019 al 70% en el 2020, y ante este desalentador escenario, Raudales subrayó la importancia de la interacción entre empresarios, trabajadores, campesinos, estudiantes universitarios, profesores y sociedad en general "para que podamos ir construyendo un país desde ahora y evitar que esta situación se vaya a desbordar y pueda terminar en un estallido que nadie quiere", sostuvo.

La migración internacional también es una situación alarmante, intensificándose cada vez más ya que, de acuerdo con el Observatorio para las Migraciones de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras, en promedio unas 500 personas diarias están saliendo del país, entre ellos un porcentaje elevado de menores que, según el recuento de Médicos sin Fronteras de México, oscila entre 17 mil.

“Se ha establecido un conteo y aproximadamente, en promedio, unas 500 personas diarias están saliendo del país desde hace ya bastantes años, esto se ha intensificado muchísimo en los últimos meses, a través de estas caravanas que se han dado desde el 2018”, comentó el funcionario.

El COVID-19

Tanto la situación de pobreza como la migración van de la mano, y esto se profundiza aún más con la crisis sanitaria producto de la pandemia que, además de afectar directamente en la salud de las personas, ha provocado pérdida de empleos que ha repercutido en la situación económica de la población.

A lo anterior también se suma el aumento en la deserción escolar, la evidencia de un debilitado sistema de salud pública y el cuestionable manejo que le han dado a la pandemia, que ha colocado a Honduras como uno de los países de Centroamérica con el peor registro de vacunación contra COVID-19, y no solo se ha tratado del mal manejo de la crisis, sino de la falta de transparencia en la ejecución de los fondos destinados para enfrentar la misma.

“Yo quisiera ser optimista, pero es bastante difícil, sobre todo cuando observamos que no hay vacunas en el país, siendo que en países vecinos ya existe un inicio masivo de inoculaciones para evitar que la pandemia siga haciendo daño, el sistema educativo sigue paralizado, prácticamente, que no hay condiciones de buenos servicios de salud en el país y que, evidentemente, la situación de corrupción se ha controlado muy poco, sobre todo en el manejo de los fondos públicos”, lamentó el economista.

Finalmente, Raudales indicó que la estrategia para revertir la situación del país debe ir enfocada en generar confianza mejorando la calidad del gasto público, “haciendo que las instituciones en el país funcionen bien para que la gente pueda sentir que este es un lugar donde puede cumplir sus sueños y no en otros lados”, concluyó. (Tomado de presencia.unah.edu.hn)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.