Yani… ¿Y los exempleados de Diario Tiempo?

Estuvo preso en Estados Unidos y hace unas semanas regresó como un empresario exconvicto loco por reunirse con su familia y con sabidas aspiraciones presidenciales por el Partido Liberal.

Tres años sufrió el frío entre las rejas y la soledad. Experimentó en carne propia la impotencia de no poder enterrar a su padre o siquiera haber estado ahí para su último suspiro. Una madre, una esposa e hijas lejos a las que no pudo tocar, ni abrazar.

Se supone que iba a regresar un hombre cambiado. Más honesto, más identificado con las causas justas, especialmente porque él mismo repudia las injusticias que le tocó vivir junto con su familia.

Hoy, después de cinco años de dolor y la protesta de los extrabajadores de su padre, de él y de su hermano, no ha demostrado ni un solo ápice de empatía y solidaridad hacia esos seres humanos que siguen amando al periódico que les dio carrera y fue instrumento para servir a todo un país durante 45 años que fue impreso en San Pedro Sula, gracias a su progenitor, el honorable caballero, empresario y liberal hasta la médula, don Jaime Rosenthal Oliva (QDDG).

Hoy, después de cinco años de enredos legales, de actitudes indiferentes y de recursos legales, pero sinvergüenzas, que la familia Rosenthal ha utilizado para frenar los pagos de las prestaciones a sus fieles servidores, Yani Rosenthal quiere ser Presidente de la República de Honduras.

Yani, retome las riendas que soltó cuando se tuvo que ir a guardar prisión a Estados Unidos. Empiece por demostrar que puede sanar las heridas de quienes trabajaron en la casa de su padre, en la suya y de su familia en general.

¿Cómo puede criticar a los corruptos que tienen a Honduras bajo la sombra? ¿cómo puede prometer un mejor mañana si el ayer de su propia empresa no lo tiene resuelto? ¿cómo puede prometer justicia a más de 9 millones de hondureños, si después de cinco años usted y su familia siguen cometiendo injusticias contra 200 extrabajadores de Tiempo?

Yani, haga algo por los exempleados del finado Diario Tiempo que esperan el pago de sus prestaciones. En el paso de estos cinco años, con usted aquí y con usted allá, murieron varias personas que de haber recibido ese pago quizás estarían vivos.

Yani, usted es un Rosenthal. Honren las prestaciones que hace cinco años debían haber pagado a sus extrabajadores. Si quiere ser Presidente de la República de Honduras, comience por dar ese ejemplo de justicia que todos esperan.

Yani, el verdadero liberalismo es de gloria. De gente con principios basados en la honestidad y la justicia. Sea un buen hondureño. Sea un buen liberal. Sea un buen empresario. Sea un buen hombre.

Yani, no se haga el loco. Paguen las prestaciones a los exempleados de Diario Tiempo. No nos cansaremos de decirlo: paguen. Era para ayer. Paguen. Paguen. Paguen ahora. (Editorial del diario enter504.com)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.