INVEST-H: INVERSIONES "ESTRATOSFÉRICAS" DE HONDURAS

Por Arq. Juan Francisco Barahona


El arquitecto de esta organización altamente delictiva con fachada legal y carácter estatal fue el inefable CACA (Carlos Arturo Corrales Álvarez). La idea se comenzó a gestar en diciembre de 2017 en su casa de habitación, con el beneplácito de la embajada.
Se tenía que buscar un reemplazo a la caduca y anticuada CO-ALIANZA, un modelo nefasto de APP traída a Honduras en 2012 por un grupo de filibusteros peruanos a los salones del hotel Marriot con el propósito de desguazar las instituciones y finanzas del estado. Honduras is Open for Bussines - ¿Se recuerdan el foro empresarial auspiciado por el ex canciller Mario Cacahuate? -.
El problema inmediato de Coalianza era que la mafia juan orlandista tenía que compartir el pastel con los buitres del COHEP algo que el establishment cachureco no veía atractivo.
Así que Hernández Alvarado le pidió a su principal mentor en asuntos de saqueo y abigeato mayor, crear un organismo idóneo donde no hubiera necesitadad de compartir nada con los avorazados del COHEP y que les permitiera acceder a los presupuestos de todas las secretarias de estado. Por ejemplo realizar compras e inversiones en las secretarías de Salud, Educación, Seguridad, Agricultura, Infraestructura, Transporte y Servicios Públicos, etc.
Pese a que todos estos entes poseen desde su creación un departamento de Compras y Suministros regulado por la ONCAE.
Corrales Álvarez puso su mente siniestra a trabajar. No le costó mucho encontrar la solución.
Así nació ese aborto llamado INVEST-H.
En un chispazo de inspiración diabólica. ¡Eureka!
Ahora solo falta el director de la banda de pillos, algo que no le fue difícil a CACA -Carlos Arturo Corrales Álvarez -, pues pensó en su entorno familiar y se le vino la mente alguien forjado a su imagen y semejanza: su querido sobrino Marco Antonio Bográn Corrales.
¡Él Billy The Kid de la pandilla!
Si. Marco Bográn, un leguleyo taimado que olvida que las oraciones se componen de sujeto y predicado, habla con un laconismo torpe y confuso, típico de esos payasos que se quieren pasar por eruditos.
Sin lugar a dudas el ladrón más cínico y descarado en la historia de Honduras. Su felonía no se compara ni con Rafael Leonardo Callejas, ni con Medinón. Es un caso sui generis en la Cossa Nostra hondureña.
Bográn fue moldeado y entrenado por CACA desde hace 22 años quien lo llevó por los estercoleros de todos sus corrales y cloacas. Un verdadero roedor de alcantarillas inmundas.
¡Lo entreno en SEMEH!
Con Marco Bográn como director de la nefasta oficina se cometieron los peores atracos al ya esquilmado bolsillo de los hondureños. La emergencia generada por la pandemia del COVID 19 les brindó la oportunidad de sus vidas. Fue para ellos una especie de bendición - demoníaca, por supuesto -.
Pues compraron alimentos de primera necesidad para llenar bolsas solidarias a precios súper alterados. Una bolsa que en un supermercado normal podía costar la modesta cantidad de L. 800.00, Bogran y sus adláteres la valoraban en L. 10'000.00.
Solo la barra de jabón Zote tenía un costo de L. 200.00
Una mascarilla KN 95 a un costo de L. 500.00 la unidad.
Esto solo por citar un par de ejemplos.
El clímax de esta banda delictiva llegó cuando a finales de marzo sin seguir ningún procedimiento legal Marco Bográn Corrales compró a un precio sobrevalorado un complejo de 7 hospitales móviles para atender pacientes con COVID 19.
Todo el complejo valorado en $ 47 millones, adquiridos mediante un coyote intermediario de escandalosa reputación, ex marine de origen guatemalteco, experto en estafas, cuyo nombre jamás deben olvidar: Axel López.
Una hece fecal cuyo ijillo y hediondez perdurará por siempre en la nariz de los hondureños
Axel López es además un viejo mandadero de los cachurecos. CACA le conoció allá por 2006 hacia el final del gobierno del panameño Ricardo Maduro Joest.
López tampoco a sido ajeno a la intríngulis social hondureña, ¡sino pregúntenle a la esposa de Luis Eveline!
¡Son coyotes de la misma loma!
Carroñeros que viven de la estafa y el engaño a países que languidecen, abortos de una sociedad política enferma.
Cánceres que hay que extirpar mediante el bisturí implacable de la justicia popular.
Esto porque para el Dr. Malito jefe del MP, la palabra Justicia es algo demasiado abstracto, cosa platónica y aristotélica, prohibida en estos lares cuando de la pandilla cachureca se trata.
Según fuentes del CNA, el valor real de los hospitales móviles son solo $ 14 millones, el resto de los $ 33 millones sobrantes seguramente fue a parar a una cuenta off-shore de algún banco en Panamá.
Quizá nunca lo sabremos y quizá nunca recuperemos ese dinero que tanto nos costó a los ciudadanos honrados que día a dia trabajamos con ahínco y denuedo.
Lo más interesante aquí no es la inoperancia de los organismos encargados de la justicia, sino la pasividad y aquiescencia de la población que más ve con asombro y admiración la hazaña delictiva de Marco Bográn, en las calles solo saben decir: "Esos hijos de puta si saben robar. Son completos, nadie les gana".
Y es que con la mafia de la estrella solitaria, si hay uno hay dos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.