EEUU pide extradición contra primo de JOH, Mauricio Hernández Pineda por narcotráfico

El día de hoy llegó al Poder Judicial de Honduras una nueva orden de extradición contra Mauricio Hernández Pineda, quien según los Fiscales para el Distrito Sur de New York es un ex policia, primo de Juan Orlando Hernández.

La Corte del Distrito Sur de Estados Unidos pidió la extradición del ex oficial de policía Mauricio Hernández Pineda, primo del presidente Juan Orlando Hernández y del condenado por narcotráfico Antonio Hernández Alvarado.

Hernández Pineda es solicitado por el gobierno norteamericano luego de que el 4 de septiembre de 2019 se presentaron cargos formales en la Corte del Distrito Sur de New York.

 Ex agente de la Policía Nacional de Honduras acusado de conspirar para importar cocaína a los Estados Unidos y delitos relacionados con armas de fuego

El pariente cercano del presidente, supuestamente conspiró con su primo, Juan Antonio Hernández, alias "Tony Hernández" y otros, para importar cantidades de toneladas múltiples de cocaína a los Estados Unidos.

Geoffrey S. Berman, el Fiscal de los Estados Unidos para el Distrito Sur de Nueva York y Wendy Woolcock, a cargo de la División de Operaciones Especiales de la Administración de Control de Drogas de los Estados Unidos (DEA), anunciaron que el ex oficial de la Policía Nacional de Honduras fue acusado en la Corte Federal de Manhattan de conspirar para importar cocaína a los Estados Unidos y delitos relacionados con armas que involucran el uso y posesión de ametralladoras y dispositivos destructivos. El caso es manejado por el juez federal de distrito P. Kevin Castel.

Berman, dijo: “Los cargos de hoy contra un ex alto oficial de la Policía Nacional de Honduras son inquietantes. Honduras ha sido durante mucho tiempo un corredor para que los narcotraficantes envíen sus drogas a los Estados Unidos desde América del Sur. Como se alega, Mauricio Hernández Pineda traicionó sus obligaciones como oficial de policía de hacer cumplir las leyes de su país y evitar el tráfico a través de su país, y en su lugar facilitó los envíos de toneladas de cocaína que finalmente llegaron a los Estados Unidos”.

La agente especial a cargo de la DEA, Wendy Woolcock, dijo que “La DEA continúa descubriendo la corrupción en los niveles más altos del gobierno y las fuerzas del orden en todo el mundo, incluido Honduras. Esta supuesta conspiración criminal implicó enormes cantidades de tráfico de cocaína a los Estados Unidos. La DEA continuará atacando las redes criminales globales que representan una amenaza directa para nuestra seguridad”.

Desde 2000 hasta 2018 inclusive, varias organizaciones de narcotráfico en Honduras y en otros lugares trabajaron juntas y con el apoyo de ciertos individuos públicos y privados prominentes, incluidos políticos hondureños y funcionarios encargados de hacer cumplir la ley, para recibir cargas de toneladas de cocaína enviadas a Honduras desde , entre otros lugares, Colombia a través de rutas aéreas y marítimas, y para transportar las drogas hacia el oeste en Honduras hacia la frontera con Guatemala y, finalmente, a los Estados Unidos. Para protegerse de la interferencia oficial y para facilitar el paso seguro a través de Honduras de cargas de cocaína de varios cientos de kilogramos, los narcotraficantes pagaron sobornos a funcionarios públicos, incluidos ciertos miembros del Congreso Nacional de Honduras.

Hernández Pineda es un ex miembro de alto rango de la Policía Nacional de Honduras que participó y apoyó las actividades de narcotráfico de, entre otros, su primo "Tony Hernández". Entre otras, el acusado proporcionó seguridad armada, incluidos individuos que portaban ametralladoras, para envíos de cocaína de varias toneladas enviados a través de Honduras, y proporcionó a sus coconspiradores información confidencial de las fuerzas del orden público sobre operaciones planificadas para que pudieran evadir la detección mientras transportaban cocaína a través de Honduras. A cambio recibió cientos de miles de dólares en ingresos por drogas.

El ex oficial, de 47 años es acusado de tres cargos: conspirar para importar cocaína a los Estados Unidos, que conlleva una pena mínima obligatoria de 10 años de prisión y una pena máxima de cadena perpetua; usar y transportar ametralladoras y dispositivos destructivos durante, y poseer ametralladoras y dispositivos destructivos para promover la conspiración de importación de cocaína, que conlleva una sentencia mínima obligatoria de 30 años de prisión y una sentencia máxima de cadena perpetua; y conspirar para usar y portar ametralladoras y dispositivos destructivos durante, y poseer ametralladoras y dispositivos destructivos para promover la conspiración de importación de cocaína, que conlleva una sentencia máxima de cadena perpetua.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.