Periodistas hondureños cada día más en precarias condiciones

El fallecido Gabriel García Márquez decía que es el mejor oficio del mundo, pero el periodismo actualmente es uno de los peor pagados de todas las profesiones, y lo peor poco valorado.

En Honduras nunca ha sido bien pagada esta dura profesión y los directores o dueños de medios siguen haciendo uso de la frase que el periodismo es un apostolado, que si bien es cierto, es usado para no pagar horas extras y otros beneficios laborales contemplados en las leyes.

Los sueldos siguen siendo bajos y en muchos casos ni siquiera le pagan a los comunicadores. Ahora se han encontrado la forma de pagar a cambio de los anuncios que consiga el periodista, degenerando la profesión y contribuyendo a la corrupción que tanto se critica.

Otra modalidad hoy es que usted pague el espacio en el medio y consiga su propia plantilla de trabajadores, lo que si bien permite alguna independencia al periodista, también significa un mayor sacrificio para el periodista que normalmente tiene que hacerle de productor, presentador, gestor, mercadolo y cobrador.

Otra modalidad es que le dan el espacio al periodista para que lo maneje con su gente, pero tiene que aportar un porcentaje de la publicidad que venda, y cuando no vende terminan quitándole el espacio.

Si bien hay una crisis económica en el país que perjudica a los medios porque los empresarios que no tienen conciencia de la publicidad, no la ven como una inversión, sino como un gasto, entonces lo primero que hacen es reducir el presupuesto de publicidad o suprimirlo completamente. Hay medios que son rentables y basta con ver sus páginas, pero los periodistas siguen ganando sueldos de hambre, laborando además largas jornadas de trabajo, sin el pago de horas extras y otros derechos establecidos en las leyes.

Violadores de derechos

Los dueños de los medios de comunicación, en una gran mayoría son de los mayores violadores de las leyes laborales, además que tampoco permiten la libre sindicalización o que los trabajadores se organicen para defender sus derechos.

Aquí tampoco se valor los conocimientos, experiencia y antigüedad de los profesionales de la comunicación, por lo que al final el público consumidor recibe, en muchos casos, un producto informativo de mala calidad, servida normalmente por charlatanes, algunos de los cuales ni siquiera han pasado por una universidad.

Si están preocupados por mejorar tecnológicamente los medios y eso está bien, pero siempre recordando que el principal activo o bien de un medio de comunicación es el personal. Así tenemos empresas informativas televisivas con tecnológicas “full HD” o alta definición y personal que apenas gana el salario mínimo de cualquier trabajador, ni siquiera el mínimo establecido en un convenio del Colegio de Periodistas de Honduras (APH) y la Asociación de Medios de Comunicación de Honduras (AMC), que sigue siendo poco.

Muy pocas empresas informativas valoran al empleados, la mayoría le ven como un simple peón al que le dan las directrices y si se sale del esquema es despedido sin ningún derecho en la mayoría de los casos bajo cualquier artilugio, así muchos comunicadores hasta con décadas de laborar se han ido sin nada de prestaciones.

Son pocos los medios que pagan ese salario mínimo y pocos los que pagan un poco más de eso, porque los empresarios creen que mínimo es máximo, cuando les conviene, además que unos pocos medios de comunicación están afiliados a la AMC.

El salario mínimo se revisa todos los años de acuerdo al índice de inflación que presenta el Banco Central de Honduras (BCH) cifras que son cuestionadas por economistas y diversos sectores porque no refleja la verdadera inflación del país.

Medios Honduras

El tema requiere atención por esa calidad de producto que se está generando, pero también por la degeneración del gremio periodístico, apoyado por los dueños de medio que no le dan un sueldo, pero si un carné que es como una licencia para ir a extorsionar a sus fuentes de información y comerciantes y políticos, etc. generalmente involucrados en actos de corrupción o ávidos de espacio en los medios.

Pero además el tema de los salarios también tiene que ver con la libertad de prensa y expresión, ya que los periodistas se ven más expuestos a tomar dinero o regalías de personas o grupos que buscan publicar, callar o “bajar el perfil” de algunas notas informativas, en detrimento de la población que merece conocer lo que sucede.

Explotación

Los periodistas de los medios de comunicación de Honduras, vienen siendo explotados desde hace muchos años. El salario mínimo del periodista hondureño es de 16,982 lempiras, unos 700 dólares mensuales.

La situación es injusta, tomando en cuenta las grandes ganancias que tienen los empresarios dedicados a este rubro, quienes gozan de beneficios fiscales, dizque por la función social que tienen los medios, aunque la mayoría de ellos responde a los intereses de grupos económicos y políticos del país.

La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) que aglutina a los propietarios de medios de comunicación frecuentemente cuestiona los atentados a la libertad de expresión, pero los injustos salarios también están lesionando ese derecho.

Nuevos medios, peores beneficios

El aparecimiento de nuevos medios, con los avances tecnológicos tampoco ha sido de beneficio para los periodistas, porque si bien son oportunidades, el problema es que estos vienen con los vicios de los viejos dueños de empresas informativas. Generalmente no quieren invertir en personal y en otras ocasiones, en el caso de las televisoras, como se ubican en pequeñas ciudades tampoco cuentan con el personal calificado y al que encuentran le pagan sueldos bajos.

Esos nuevos dueños de medios, son aventureros que decidieron invertir en empresas informativas porque saben que son un poder, pero no cuentan con suficientes recursos económicos y se dedican entonces a producir programas musicales o tertulias, que son lo más fácil, donde ponen locutores que no tienen la preparación.

Extorsión

Los dueños de las empresas informativas hondureñas además de los ingresos normales de publicidad también están vinculados a otras empresas y por ello los medios normalmente les sirven como instrumento para la extorsión y el chantaje.

Públicamente se ha denunciado a medios y dueños de medios de comunicación que han emprendido campañas en contra de autoridades de gobierno para lograr contratos gubernamentales, de medicinas, por ejemplo.

Asimismo empresas han denunciado que se les ataca con noticias falsas, para arrodillarlos a que pauten en ese medio de comunicación, tal como hizo la empresa mexicana Bimbo con el desaparecido diario impreso Tiempo.

Cooperativas, por ejemplo han denunciado que han tenido que pautar millonarias cantidades de dinero para evitar que continúe la campaña emprendida por determinado periodista o dueño de medio de comunicación.

La extorsión que es un delito en Honduras, se ha convertido en un modus vivendi de medios, dueños y hasta periodistas que también montan campañas para lograr su propósito.

La mayoría de los perjudicados no lo denuncia por el poder que han venido teniendo los medios de comunicación y cuyos dueños se pueden poner de acuerdo (como efectivamente lo han hecho) para arreciar las campañas hasta destruir la imagen de personas o empresas.

Los grandes medios de comunicación en Honduras han estado en poder de unos pocos, que también han estado asociados a la política y al poder económico del país.

Los dueños de las grandes empresas informativas son también prominentes hombres de negocios vinculados a bancos, empresas de refrescos, laboratorios farmacéuticos, cementeras, financieras y venta de armas, entre otros.

Otros han sido políticos y hasta presidentes, por lo que en Honduras el poder político, económico y mediático, son la misma cosa. Es por ello que algunos se atreven a decir que en Honduras no son el cuarto poder, sino el primer poder del estado, después del Ejecutivo, Legislativo y Judicial.

Los dueños de medios en Honduras siempre han estado asociados al poder y por ello han gozado de muchas canonjías.

Se han aprovechado el hecho que centralizaban la información y la población consumidora que no le gusta leer y usar medios alternativos, que si han existido, pero que han tenido poca difusión, por lo que la han mantenido entretenida con mucho fútbol, política y muertos, mientras otros hechos pasan desapercibidos porque no le conviene a los grupos de poder del país.

En plena época de redes sociales algunos medios, todavía ocultan información como el de cuatro muertos que ocurrió en un restaurante de Pizza Hut de San Pedro Sula, cuya franquicia en Honduras es propiedad del mismo dueño de medios impresos.

El hecho ha dejado en evidencia como ocultan información cuando no les conviene porque son empresas del mismo dueño o porque son de amigos del dueño o socios en algunos negocios.

Lo mismo ocurre con empresas anunciantes que se ven involucradas en acciones irregulares que como pagan grandes cantidades de dinero en pauta publicitaria, no trascienden a la opinión público, porque la compra de publicidad equivale a compra de silencio.

A ello hay que agregar que la temática que abordan los medios hondureños siempre es muy superficial algunas veces porque no les interesa ahondar en algunos temas, ya que pidiera perjudicar sus intereses, pero también porque no existe el periodismo de investigación, porque no quieren sus planas de redacción que generalmente son pequeñas no se dan abasto y únicamente se dedican a cubrir los sucesos diarios que se dan en las fuentes informativas.

Hacer periodismo de investigación implica disponer de tiempo para que un equipo de personal pueda hacer todas las averiguaciones y entonces lo que se titula como periodismo de investigaciones en los diarios generalmente son resúmenes o una serie de refritos de notas ya publicadas en los medios de comunicación, con algún dato adicional para actualizar el tema.

Desprotección

Pero los periodistas no solo están mal pagados, alimentados y sumamente estresados, sino que tampoco gozan de la protección de los dueños de medios cuando son perseguidos por sus publicaciones.

En los mayoría de los casos, cuando los periodistas enfrentan casos de denuncias en los tribunales por difamación, injuria y calumnia tienen que que costearse solo la defensa legal, porque lo ejecutivos y dueños generalmente se hacen los locos.

Igual cuando han sido objetos de amenazas, persecución y atentados, los ejecutivos y dueños de medios ni siquiera acompañan al periodista a poner la denuncia ante los entes del Estado y mucho menos costea la protección, por eso en la mayoría de los casos han tenido que salir del país.

Lo único que ha quedado a las organizaciones periodistas es pronunciarse públicamente, salir a las calles, pero en algunos casos lo dueños y ejecutivos de medios ni siquiera le dan grandes espacios a esas informaciones.

El expresidente Porfirio Lobo reveló que hay un acoso de los medios de comunicación, por los intereses económicos que tienen los dueños de medios en el país.

La critica del mandatario hondureño coincidió con la del expresidente de Ecuador, Rafael Correa, y mencionó que algunas medidas que ha adoptado en su país se habían topado con los intereses económicos de grupos con medios de comunicación.

“Escuchaba al presidente Correa y debo decirle que como que nos pasa la misma historia en cierta forma, es decir, a veces los que poseen los medios tienen inversiones en diferentes rubros y donde quiera que uno como Gobierno toque genera una enorme reacción”, señaló Lobo durante la cumbre de la CELAC en Venezuela.

Las palabras de Lobo se produjeron después de que Correa criticara a medios de comunicación de su país alertando del gravísimo problema planetario que constituye el poder fáctico que representan los medios privados asegurando que la libertad de expresión está reducida a la manipulación de unos cuantos consorcios.

“Este es un tema muy sensible que debemos de analizar profundamente en estos foros, porque no únicamente el presidente Correa sufre lo que es el acoso de los medios sino que lo sufrimos todos los Gobiernos”, agregó

Noticias Honduras

Noticias de San Pedro Sula, derechos humanos, libertad de prensa y medioambiente, entre otros que normalmente no publican otros medios de comunicación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.