Automedicación esta aumentando riesgo de enfermedades renales: nefrólogo Ovidio Calderón

El nefrólogo Ovidio Calderon advirtió que el uso indiscriminados de fármacos y la automedicación están aumentando las poblilidades de padecer de enfermedad renal.

El galeno que labora en el hospital Mario Catarino Rivas, manifestó que ha podido ver mucha enfermedad por estos fármacos de uso indiscriminado, automedicación y no adecuadamente prescritos, están aumentando el riesgo de padecer de algunos males como insuficiencia renal.

Indicó que la Enfermedad Renal Crónica (ERC) que es prevenible, esta volviéndose común en adultos por el consumo de analgésicos y antiinflamatorios no esteroideos (AINES), por lo que este factor de riesgo debe ser conocido y tomado en cuenta por las personas que abusan de dichos fármacos.

"Los analgésicos son uno de los agentes terapéuticos más ampliamente usados en la práctica clínica a nivel mundial, esto dado tanto por el efecto deseado en el alivio de dolores crónicos, como por su venta libre", afirma Calderon.

Agrega que "los dolores crónicos son uno de los males que más aquejan a nuestra sociedad moderna, lo que en parte se explica por estilos de vida poco saludables y malos hábitos, como por ejemplo el daño articular producto del sobrepeso, malas posturas, falta de ejercicio y envejecimiento de la población, o la cefalea tensional, fibromialgia y colon irritable, condicionados en parte por el estrés".

Calderon sostiene que el uso prolongado, combinado y sobre todo automedicado de AINES (Aspirina, Ibuprofeno, Naproxeno, diclofenaco, ketorolaco, aceclofenaco, etorecoxib, celecoxib, dexketoprofeno, indometacina, meloxicam, piroxicam, nabumetona, y otros) se ha relacionado a la ERC e Hipertensión Arterial, ya que aumentan los niveles de la presión arterial.

"Tanto el consumo agudo en altas dosis, como el consumo crónico pueden condicionar daño renal temporal por AINES que se observa sobre todo en pacientes que ya padecen de ERC o de Insuficiencia Cardíaca avanzada, ya que en dichas patologías el consumo sobre todo en altas dosis de estos fármacos descompensa el frágil equilibrio de la circulación dentro del riñón. Este daño en general suele ser reversible si es identificado a tiempo", sostiene el internista, con 13 años de experiencia.

El daño renal crónico llamado Nefropatía por Analgésicos se da, según algunos datos, en más o menos 4 por cada 100.000 personas, siendo el grupo de mayor riego el de mujeres mayores de 30 años, debido a que son el grupo que más sufre de patologías asociadas a dolor crónico y que además se automedican regularmente con analgésicos y AINES.

El nefrólogo recuerda que en algunos países como Suiza y Bélgica en la década de los 80, el 28% del total de las causas de ERC en diálisis se adjudicó a la Nefropatía por Analgésicos, esto debido al gran uso que había de Fenacetina (AINE actualmente discontinuado).

Calderón explicó los posibles efectos nefrotóxicos que los AINES producen a nivel renal, son: falla renal aguda Vasomotora o mediada hemodinámicamente. Los AINES al inhibir la síntesis de prostaglandinas vasodilatadoras (bajan la presión arterial) dejan al riñón en un desbalance donde va a predominar el efecto vasoconstrictor (sube la presión arterial), esto lleva a isquemia intrarenal (poca circulación de sangre) y así a enfermedad renal aguda.

Igualmente la Nefritis Intersticial Aguda. Este mecanismo es un tipo de reacción alérgica idiosincrática, que suele presentarse como una enfermedad renal aguda asociada a síndrome nefrótico (perdida de proteínas por la orina).

Asimismo Nefropatía por Analgésicos. Esta es la forma de ERC que se asocia al uso prolongado de AINES. Se caracteriza por necrosis (muerte) de las papilas renales más nefritis intersticial crónica, debido probablemente al efecto vasoconstrictor crónico (reducción de la circulación en el riñón).

El galeno añade que la Nefropatía por Analgésicos, al igual que todas las enfermedades que producen ERC, puede ser una enfermedad silenciosa incluso hasta etapas bien avanzadas, por lo que es fundamental hacer exámenes dirigidos para determinar si las personas que usan crónicamente analgésicos tienen compromiso o daño renal. Estos exámenes son de fáciles de realizar e incluyen nitrógeno de la urea sanguínea (NUS), creatinina en sangre y examen de orina completo.

Los síntomas que con mayor frecuencia son: orinas rojas (por presencia de sangre), orinar muchas veces de noche, dolor súbito en la zona renal (cintura) o los síntomas propios de una ERC avanzada como fatiga, edema, palidez, poco apetito, o disminución de la diuresis (disminución del volumen de la orina).

El especialista afirma que el tratamiento de la Nefropatía por Analgésicos depende del grado de avance que tenga la enfermedad renal, pero independiente de esto siempre se debe suspender el uso de cualquier analgésico y antiinflamatorio (salvo los derivados opioides como el Tramadol o la Codeína) y tomar medidas comunes a todas las enfermedades renales crónicas como controlar enérgicamente la presión arterial, bajar el consumo de sal y proteínas de origen animal, evitar otros nefrotóxicos.

Calderon recomienda la prevención, sobre todo en personas que tienen Enfermedad Renal Crónica, Hipertensión Arterial o con Insuficiencia Cardiaca, por lo que el ciudadano:

1.- No automedicarse, siempre consultar al médico de cabecera para que este indique la mejor analgesia posible, ojalá no sea en base a AINES.

2.- Evitar consumo de analgésicos en altas dosis o por tiempos prolongados.

3.- Evitar usar tratamientos que contengan una asociación de analgésicos y AINEs o de estos con otros fármacos que tienen efectos vasoconstrictores renal (agentes terapéuticos para tratar jaquecas, migrañas y síntomas del resfrío).

4.- Cuando se deba usar estos fármacos, incrementar el consumo diario de agua.

5.- Si se deben usar frecuente o prolongadamente analgésicos, hacer chequeos periódicos de la función renal. (nitrógeno de la urea sanguínea, creatinina, examen general de orina).

6.- Informar al médico que va a prescribir algún analgésico, las patologías antes enumeradas, esto con el fin de que a este grupo de pacientes se les recete analgésicos no AINES, como Codeína o Tramadol que no producen daño renal o analgésicos con poco efecto antiinflamatorio como el Paracetamol que, si no se usa en combinación con otros AINEs, parece ser menos nefrotóxico.

7.- Grupos de riesgo para enfermedad renal por AINES: toda la población, pero en especial personas que padecen de Diabetes mellitus, Hipertensión arterial, ancianos, enfermedad renal crónica previa , enfermedad renal aguda, insuficiencia cardiaca, deshidratación previa, uso concomitante con diuréticos o algunos antibióticos (ejemplo: aminoglucósidos: gentamicina, amikacina)

Noticias Honduras

Noticias de San Pedro Sula, derechos humanos, libertad de prensa y medioambiente, entre otros que normalmente no publican otros medios de comunicación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.