Inversionistas europeos retiran apoyo a hidroeléctrica Agua Zarca

El Banco Holandés de Desarrollo (FMO) y el Fondo Finlandés para la Cooperación Industrial (FinnFund) retiraron definitivamente su apoyo a un proyecto hidroeléctrico en Honduras al que se oponía la ambientalista asesinada Berta Cáceres, informó la organización Internacional Oxfam.

Tras dos meses del asesinato de Cáceres, en mayo de 2016, el FMO, que proporcionó un crédito para el proyecto en conjunto con el FinnFund, decidió buscar una estrategia para una salida responsable y legal.

“Este es un paso muy esperado e importante en el arduo camino que la familia de Berta y su organización, el COPINH (Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras), han realizado en la lucha por la justicia y el respeto a los derechos del pueblo lenca”, dijo el director de Oxfam en Tegucigalpa, George Redman.

La construcción del proyecto Agua Zarca, paralizada tras el asesinato de la dirigente indígena, es ejecutado por la empresa hondureña Desarrollos Energéticos Sociedad Anónima (DESA) en la comunidad de Río Blanco, departamento occidental de Intibucá.

“La historia no debe repetirse. El Finnfund y el FMO deben trabajar de forma más estrecha con las comunidades en terreno para asegurar que respalden proyectos que respeten plenamente las leyes internacionales y nacionales”, subrayó Redman.

Ambos organismos deben tomar “en serio” y responder con “una acción rápida y apropiada” a todas las denuncias de irregularidades en los proyectos que financian, pues sus beneficios “no deben anteponerse a las personas”, recomendó la ONG.

Sin embargo, el mayor inversionista de Agua Zarca, el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCI) -con 24 millones de dólares-, no ha emitido ningún anuncio oficial.

La Organización también reclamó a otras compañías “aún conectadas” con la iniciativa hidroeléctrica, incluyendo a las firmas alemanas Voith y Siemens, que también “se retiren del proyecto Agua Zarca”.

Destacó que el retiro del Banco Holandés y el Fondo Finlandés “no significa que ya se hizo justicia en el asesinato de Berta”, aunque reconoce que la detención de ocho personas es “un paso positivo”.

A criterio de Oxfam los juicios por este crimen “han estado llenos de atrasos e irregularidades y los autores intelectuales no han sido identificados”.

Berta Cáceres, quien fue asesinada el 3 de marzo de 2016 en su casa en la ciudad de La Esperanza, se oponía a la construcción de la represa hidroeléctrica por considerar que atentaba contra los recursos naturales del país, y fue acusada en 2013 de provocar daños a la empresa DESA.

Extraoficialmente medios de comunicación hablan que la inversión en la represa es de unos 40 millones de dólares.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *